YO CAMINO

YO CAMINO

lunes, 27 de febrero de 2012

"CUBA" Fidel recomienda golpe bolchevique en Venezuela

Cuba representa para mi? Los años de mi primera infancia donde me formé y aprendí a crecer. Desde la toma castrista, Cuba representa tristeza, injusticia y lamento. Yo no es que esté indignado sino que vivo indignado, no solo por la total ausencia de libertades que existe en mi patria sino por la impunidad más absoluta de la tiranía cubana en cuanto a los métodos que usa para aplastar a todo aquel a quien se opone a su régimen dictatorial ========================================================


Venezuela vive su encrucijada más peligrosa de los últimos años en los meses que transcurren hasta las elecciones presidenciales del 7 de octubre, porque en los conciliábulos políticos en La Habana, alrededor de la delicada salud del presidente venezolano, el octogenario Fidel Castro sigue planteando el golpe bolchevique en Venezuela, antes de permitir el triunfo de la oposición, como reflejan las principales encuestadoras del país.


Los resultados de la elección parlamentaria del 26 de septiembre, donde la oposición reunida en la Mesa de la Unidad obtuvo la mayoría del voto popular con un sólido 53 por ciento y el chavismo paso a ser la minoría electoral; más la escogencia del joven y popular Henrique Capriles Radonsky, como candidato de toda la oposición, con la asombrosa participación de 3 millones de votantes en las elecciones primarias del 12 de Febrero; unido al lamentable sarcoma canceroso que afecta gravemente la salud del presidente Hugo Chávez, han creado un pánico aterrador en la alta dirigencia del gobierno castrista en La Habana.

Para el castrismo y las fuerzas más radicales del chavismo, encabezadas por el propio presidente Hugo Chávez y su ministro de Defensa, Henry Rangel Silva, no es una alternativa viable llegar a las presidenciales del 2012 y perderlas, como indican todos los organismos de medición electoral.

Paralelamente los diputados chavistas moderados y de naturaleza democrática denunciaron en una carta privada de emergencia enviada al presidente Chávez hace dos años, la insatisfacción popular por la corrupción imperante en el gobierno, el escándalo mayúsculo por los alimentos podridos del caso PDVAL y las mentiras del gobierno con los niveles de pobreza, el número de viviendas construidas, el deterioro del sistema eléctrico, las estadísticas de escolaridad y la criminalidad en el país.

A trece años de asumir la presidencia de Venezuela, Hugo Chávez, fiel a los consejos leninistas de Fidel Castro, ha ido creando las condiciones para sepultar la Constitución, liquidar la separación de los tres poderes, crear un parlamento comunal paralelo, cerrar la mayor cantidad de medios de prensa privados y crear una milicia armada desestabilizadora.

Este plan maquiavélico concebido desde La Habana, para arrinconar a la mayoría del pueblo venezolano, ha tenido un obstáculo inesperado con la enfermedad del presidente Hugo Chávez.

Los consejos del Golpe de Fuerza bolchevique (leninista) de Fidel Castro para Venezuela no son nada novedosos, pues vienen desde los primeros años de Chávez en el Palacio de Miraflores, cuando sus principales asesores, como Luis Miquelena y José Vicente Rangel, aconsejaban a Chávez consolidar la vía democrática pluralista, mientras desde Cuba, el viejo Comandante en Jefe, insistía con obsesión en abandonar los mecanismos de democracia, respeto a la Constitución vigente y elecciones democráticas pluralistas.

Este fue el mismo camino seguido por Fidel al triunfo de la revolución en 1959, cuando traicionó los basamentos democráticos de la Revolución Cubana contra la dictadura de Fulgencio Batista, que proclamaron y defendieron con sus vidas los principales dirigentes revolucionarios que lo acompañaron en la realización del proceso revolucionario, como Frank País, José Antonio Echeverría, los comandantes Huber Matos, Humberto Sorí Marín, Pedro Luis Díaz Lanz, Porfirio Ramírez, y los dirigentes revolucionarios civiles, como Manuel Ray, Felipe Pazos, José Miró Cardona y Manuel Urrutia, entre otros que harían interminable esta lista y que deseaban con fervor revolucionario, la democracia y el estado de derecho para Cuba.

En el cónclave anterior entre Chávez y Fidel Castro, durante la primera operación quirúrgica, el consejo fue rechazar cualquier conciliación con las fuerzas de oposición, que Chávez cumplió al pie de la letra.
Por todo lo anterior, ya el proceso del Golpe de Estado leninista para sepultar la Constitución y el proceso democrático en Venezuela se ha activado con tres pasos previos fundamentales:
El primero es liquidar la separación de los tres poderes, ya en marcha desde hace unos años. La arbitraria y monstruosa detención de la jueza María Lourdes Afiuni es la muestra más patética, aunque hay otras palpables en la prisión política creciente en Venezuela.

El segundo paso es crear un parlamento comunal y desconocer la autoridad soberana del Parlamento Venezolano.

A ese asalto a la soberanía del pueblo venezolano se añade la aprobación apresurada de algunas leyes estatistas de corte autoritarias para desarticular la estructura de la propiedad privada en el país y fortalecer la visión centralizante y autoritaria imperante en Cuba.

Sólo falta descifrar ahora en qué momento el presidente venezolano Hugo Chávez, lanzará el famoso vaticinio ‘ELECCIONES PARA QUE’, que pronunciara Fidel Castro en el año 1959 para iniciar el asalto bolchevique o leninista a la revolución cubana y convertirla en una revolución a la medida de Stalin.

Curiosamente y para beneficio de la historia y del pueblo venezolano, la gravedad cancerosa de Hugo Chávez, podría cambiar la secuencia de todos estos proyectos de un Golde de Estado bolchevique para Venezuela.

La Mesa de la Unidad, los asesores del candidato Capriles Radonsky, el propio candidato y todo el pueblo venezolano tienen que estar muy alertas para no quedar sorprendidos por este plan dictatorial de Fidel y Raúl Castro, que trae provocaciones precisas y momentos de alteraciones violentas para suspender el proceso electoral por una dictadura militar.

El antídoto a esta monstruosidad autoritaria concebida desde La Habana es la movilización pacífica, civilizada y permanente del pueblo venezolano. Que los enemigos de la libertad para Venezuela -dirigidos por Fidel y Raúl Castro- sepan que el pueblo no permitirá este cambio de rumbo desastroso y destructivo para la historia del país.

Venezuela quiere libertad, justicia social y una inclusión de todos en el porvenir venezolano. Stalin lleva muchos años sepultado fisica y moralmente, para revivirlo en la tierra del Libertador Simon Bolívar.

Fuente: http://albertomuller.net/noticias