YO CAMINO

YO CAMINO

martes, 28 de febrero de 2012

"CUBA" En Miami popular actriz de la televisión cubana

Cuba representa para mi? Los años de mi primera infancia donde me formé y aprendí a crecer. Desde la toma castrista, Cuba representa tristeza, injusticia y lamento. Yo no es que esté indignado sino que vivo indignado, no solo por la total ausencia de libertades que existe en mi patria sino por la impunidad más absoluta de la tiranía cubana en cuanto a los métodos que usa para aplastar a todo aquel a quien se opone a su régimen dictatorial ========================================================

Por Wilfredo Cancio Isla
La actriz Rachel Cruz, recién llegada a Miami.La actriz Rachel Cruz, recién llegada a Miami.


La actriz Rachel Cruz, uno de los rostros juveniles más populares de la televisión cubana, se mudó para Miami.
Cruz, de 20 años, viajó el pasado sábado desde La Habana para reunirse con su madre, la arquitecta Hilda González, quien emigró meses atrás tras ganarse la lotería de visas del Departamento de Estado.

“Me costó trabajo dar este paso, porque suelo ser una persona reacia a los cambios aunque sepa que pueden ser maravillosos”, declaró la artista a CaféFuerte. “Pero me siento realmente muy afortunada”.

Detrás quedaron la mayoría de su familia y seres queridos, y una considerable producción de series televisivas, filmes y materiales audiovisuales que acumuló en cuatro años de intenso trabajo. Justamente, una novela que ocupará el espacio estelar nocturno de la televisión cubana a partir de marzo, Con palabras propias, del realizador Paco Anca, la tiene a ella entre sus protagonistas.

“La novela está en fase final de edición y prácticamente yo estuve participando en las filmaciones hasta diciembre”, relató. “Para mi será muy triste no ver en pantalla lo que tanto trabajo me costó y perderme la interacción con el público que recibe tu trabajo, pero esta decisión no tenía marcha atrás”.
Con mucho ruido

Natural de La Habana, Cruz se debutó en la televisión a los 16 años, siendo aún estudiante de la Escuela Nacional de Arte (ENA). El comienzo no pudo ser mejor, pues la serie Mucho ruido (2009), dirigida por Mariela López Galano, alcanzó una extraordinaria popularidad entre el público juvenil y le abrió oportunidades para empeños posteriores.

“Fue una serie que trató muchos de los problemas candentes en el mundo de los jóvenes cubanos como las drogas y las diferencias de estatus social, y que me permitió compartir escenario con figuras de primer nivel de la televisión, como Martha del Río”, comentó. “Le debo mucho profesional y en el aspecto personal a esa serie”.

Mucho ruido fue el pasadizo para llegar a Añorado encuentro, una novela de Virgen Tabares que se transmitió en horario estelar desde finales del 2010, con gran impacto de audiencia.

 Escrita por Maité Vera, Añorado encuentro cuenta las vivencias de una familia desmembrada por un accidente y se adentra en asuntos sensibles como la corrupción, el alcoholismo, la corrupción y los desgarramientos de la diáspora. Cruz tuvo que asumir el papel de Noris, una muchacha que regresa a Cuba, cargada de resentimientos y rebeldía, luego de varios años de separación de sus familiares y su país.

“Fue un personaje muy fuerte, muy complejo, con muchos más años de los que yo tenía y que me obligó a enfrentar escenas que no tenía idea de cómo las iba a resolver”, recordó. “Lo curioso fue que de repente empezaron a caerme personajes relacionados con el mundo exterior, que habían vivido o querían irse del país, casi una anticipación de lo que iba a pasar con mi vida”.

En el 2010, Cruz protagonizó también el filme para televisión En la otra acera, de Hugo Rivalta, que le valió una nominación para el Premio Caricato, que entrega la Unión de Artistas y Escritores de Cuba (UNEAC).
Un personaje arriesgado

En la otra acera, de 60 minutos, fue presentado recientemente en el espacio La mirada indiscreta, que conduce Alejandro Ríos en AmericaTeVe-Canal 41 de Miami.

“Mi madre me llamó para decirme que estaba viéndome en la televisión de Miami”, contó la joven, que interpreta en el filme una joven involucrada en la prostitución.

Cruz reconoce que este personaje fue “arriesgado y desgarrador”  y que le exigió un especial esfuerzo emocional.

No obstante, la actriz dice que los jóvenes cubanos carecen de suficientes espacios para realizar sus proyectos, y que no siempre las creaciones más audaces logran pasar el filtro de la televisión.

“Yo puedo considerarme una privilegiada, porque tuve trabajo desde que estaba estudiando, pero no toda la gente joven puede decir lo mismo”, manifestó la artista que compareció el lunes en el programa televisivo Sevcec a Fondo.

Cruz reconoce que muchos de sus contemporáneos en Cuba sueñan con la alternativa de emigrar y probar suerte en Estados Unidos.
Con el creador del "Chupi Chupi"

“Creo que hacer televisión en Cuba es una tarea ardua, porque las dificultades materiales son muchas”, comentó. “Son las dificultades que padece el país de alimentación, transporte, vestuario, materiales de maquillaje, la escasez general que para mí es normal… soy hija del ‘período especial’ [crisis económica de los años 90]”.

Cruz realizó también videos musicales en la isla, entre ellos “Ella es mía”, junto al cantante Osmani García, el polémico creador del “Chupi Chupi”.

La actriz dice que le resulta inexplicable el feroz ataque que ha recibido el “Chupi Chupi” desde las esferas gubernamentales y en los medios oficiales, fustigando su supuesta vulgaridad y chabacanería.

“Yo realmente no entiendo nada, porque se trata de un número que se baila y tiene aceptación entre la juventud a lo largo de Cuba”, explicó.  “Es contradictorio que los mismos que permitieron su difusión sean ahora los que tratan de eliminarlo de los medios de comunicación y de los espacios públicos”.

Cruz dice que vino a Miami con grandes deseos de trabajar y que no teme a los retos del futuro en este país.

“No tengo miedo, porque sé lo que quiero lograr”, aseveró.
Rachel Cruz en el telefilme La otra acera (2010):